Como mejorar tus fotos 4ª parte

¿Pasamos a la práctica? –

Como lo prometido es deuda, continuamos con nuestro mini cursillo de fotografía.

Así que vista esta parte ligera de teoría, vayamos a una introducción,a la parte práctica.

¿Cuáles son los problemas principales que nos encontramos al hacer una foto?

Lo más normal es que nos encontremos con que:

• Hacemos una foto de noche o en interior  incluso con flash y, así y todo no conseguimos que nos salga más que una imagen muy oscura en la pantalla.

• Hacemos una foto en las mismas condiciones anteriores y en la pantalla aparece perfecta, pero al ampliar en el ordenador vemos que esta borrosa. Podría ser el ejemplo es esta de abajo que ya puse anteriormente. 

• Una parte de la imagen aparece perfecta pero la otra está demasiado oscura o excesivamente clara. Como en los dos ejemplos que ponía en el anterior post y que reproduzco aquí otra vez.

En una de ellas se ve el cielo perfectamente pero se pierde todo el suelo, y en la otra al revés.

• La imagen se ve nítida en un punto diferente al que nosotros queríamos y justamente donde nos interesaba esta borroso.


En un 90% de las ocasiones el problema siempre es el mismo, la  falta o exceso de luz que llega al captador de imagen de nuestra cámara y de ahí se derivan casi todas las imágenes con una calidad técnica mala. Hoy la entrada es cortita, pero en la siguiente trataré de solucionaros el primero de los problemas, o mas bien los primeros problemas… los que se producen al fotografiar con poca luz.

Espero que os guste y que sepáis disculparme lo corto de esta entrada… la de mañana seguro que sera mucho mejor. 🙂

¡Y si os gustan no olvidéis compartirlos, pinchando en los iconos de abajo, en vuestras redes sociales!
¡Gracias!
Lola Hidalgo

Con el grifo a cuestas / Como mejorar tus fotos 3ª parte

Bueno, como recordareis estábamos liados con el tema del grifo y la cubeta y teníamos claro que cuanto más abrimos el grifo menos tardará en llenarse la cubeta, y al revés, a grifo más cerrado más tiempo de llenado.

Pues bien, estos dos parámetros, el tiempo y la apertura del “grifo” (en realidad se llama diafragma en la cámara), son los dos con los que juega a la hora de coger la luz.

En esta imagen podéis ver más o menos como funciona el diafragma de la cámara de fotos, y tal como decimos según lo abierto que esté y el tiempo que se mantenga así dejará pasar mas o menos luz.


Así, cuando hay mucha luz en la imagen, o sea que viene mucha agua, la cámara puede seleccionar entre abrir mucho el grifo durante poco tiempo o al revés.

Cuando viene poca agua, resulta que no le queda más remedio que abrir mucho tiempo para llenar la cubeta… ¿Esta claro?

Pues nuestra cámara lo primero que hace cuando vamos a hacer una foto es medir la cantidad de “agua / luz” que “viene / tiene la escena”, y entonces decide cuanto tiene que abrir el “grifo /diafragma” y durante cuanto tiempo.

Tener estos conceptos claros nos ayudará mucho a entender como funciona la cámara y lo que os explicaré a continuación.

Estos parámetros que la cámara cuando trabaja en automático decide por ella misma se pueden cambiar manualmente en muchas máquinas de manera que el usuario consiga los efectos que desee, pero eso excede los límites de esta mini-obra.

¡Ah, se me olvidaba! También es interesante que tengamos en cuenta que nuestros ojos funcionan igual que la cámara en automático, encargándose de que siempre llegue la imagen en condiciones optimas. Pero es tan perfecto que es capaz de ajustarse a diferentes niveles de luz con una rapidez impresionante, incluso en escenas en las que hay diferentes niveles de luz y sus limitaciones son muchísimo menores que las de la cámara fotográfica…

Así, nuestra cámara al hacer una foto puede ver:


Esto (detalles en las sombras) o  esto (detalles en el cielo/luces)
O en el mejor de los casos esto otro. (En lo que tenemos algo de detalle en los dos niveles de luz pero se pierde mucho en ambas dos)
Y lo que ven nuestros ojos se asemejan más a esto otro.
imagen en la que podemos ver detalle tanto en las luces como en las sombras.
 
Tal vez os preguntéis como se ha hecho la imagen de abajo… ¡pues con una mezcla de las otras tres!. 🙂
Bueno, y esto es todo de momento. En la próxima entrega, que sera mañana o pasado, según disponga de tiempo, pasaremos a aplicar lo del grifo y el agua a la practica y ¡a que le saquéis partido a vuestra cámara de fotos!
Besitos.
Lola Hidalgo
P.D. Y ya sabéis que si os gusta solo tenéis que compartirlo en vuestras redes sociales.. Tan fácil como pinchar en los iconos de abajo.
¡Gracias!

Un poco de teoría simple. / Como mejorar tus fotos 2º parte

Bien, yo siempre he pensado que la mejor manera para que algo se nos quede es entenderlo.
Por eso creo que seria interesante que sepamos cuatro cosillas sobre como se forma la imagen.

Las cámaras de fotos, tanto las digitales como las de película (analógicas) tienen todas un captador de imagen, en las digitales es un captador electrónico y en las analógicas es (era) el carrete de película de toda la vida.
A él llega la luz y la transforma en una serie de señales eléctricas que a su vez se transforman en un fichero de imagen: en nuestra foto.
Como se forma la imagen en este captador no es lo que nos interesa, sino como llega la luz al mismo.
Así que para hacerlo fácil voy a utilizar un símil hidráulico:
Imaginemos que el captador de imagen es una bandeja… una bandeja alta de un tamaño cualquiera, del que queramos, ya que para lo que voy a explicar no tiene importancia.

Esa bandeja la vamos a llenar de agua con un grifo. El agua representará la luz, y el grifo es el objetivo, el juego de lentes a través del cual pasa esa luz.

Teniendo en cuenta este sistema, bandeja, agua, grifo, el captador de imagen/bandeja, recibe la luz suficiente cuando esta lleno de agua hasta el borde pero sin salirse.
Si el agua se sale es porqué tiene demasiada agua/luz (con lo que la foto saldría demasiado clara), y si no llega al borde es porque tiene poca (la foto saldrá muy oscura).
Ya tenemos claro cuando la foto esta perfecta, cuando la cubeta esta llena de agua sin salirse ni quedarse corta. ¿no?
Añadimos ahora el grifo que deja pasar mas o menos agua según en que cantidad se abra. Si colocamos nuestra bandeja debajo del grifo cerrado esta no se llena ¡evidentemente! Ahora vamos a abrir el grifo y empezaremos a llenar la bandeja (seria cuando pulsamos el disparador de la cámara).
Y ahí vemos que cuanto más abramos el grifo menos tiempo tarda en llenarse y, al contrario, cuanto más cerrado más tiempo tarda… Creo que eso esta claro.
Pues bien, como hemos dicho la cámara tiene un objetivo, que al fin y al cabo no es sino un agujero con una serie de lentes a través del que pasa la luz.
Este agujero esta cerrado hasta que pulsamos el disparador. En ese momento se abre y deja pasar la luz a través de él, en mayor o menor grado según lo abierto o cerrado que se encuentre este.
Igual que pasaba con el grifo, cuanto mas abierto esté ese agujero menos tiempo necesita para hacerse la foto…
Bueno, y no quiero liaros mas de momento con el grifo y el agua 🙂 . Prefiero no marear mucho y que entendáis bien este concepto: Cuanto mas abrimos en grifo menos tardada en llenarse la cubeta, y al revés, a grifo mas cerrado mas tiempo de llenado. Pero si viene poca agua…  bueno, eso es otra historia que os explicare el próximo articulo.

¡Y también relacionaremos esto con dos factores muy importantes a la hora de hacer una foto: la velocidad y la abertura de diafragma!

Y como siempre: No olvides compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!

Lola

Como mejorar tus fotos 1ª parte.

(Si tienes unos conocimientos avanzados de fotografía probablemente lo que sigue en este manual ya lo sepas, aunque, tal vez, puedas encontrar detallitos que te ayuden, pero si lees esta introducción y te ves retratado en la historia… sigue leyendo que seguro que te resultará muy útil este pequeño documento).

-“¡Oh, vaya paisaje¡ ¡Menuda vista nocturna de la ciudad! ¡Esto me lo tengo que llevar a casa!”

Sacamos nuestra cámara digital de última generación, tan pequeñita y con tantísimas prestaciones la conectamos, la mantenemos ante nosotros con los brazos extendidos y encuadramos en la pantalla hasta que vemos esa toma ideal, ¡justo la que estamos buscando!
Sujetamos la cámara con decisión (nos han dicho que con poca luz hay que procurar que la cámara no se mueva… pero en esta plaza hay mucha luz) y apretamos el disparador con decisión.
Comprobamos el resultado de nuestra labor en la pantalla…
-“Perfecto. ¡Trabajo de profesional!… ¡mejor que la postal que vendían en el kiosco!”.
Seguimos haciendo fotos, ¡muchísimas, durante todo el viaje! (Como no se gasta carrete) y así nos llevamos un montón de recuerdos del mismo a casa.
Una vez allí, con las ganas de ver las imágenes conectamos la cámara a la TV o al ordenador y empezamos a pasarlas:
-“Que preciosidad de fotos. Esta que tome a las 11 de la mañana esta perfecta y esta… pero esta vista nocturna… ¡se ve muy borrosa! Y la que tomé en la carrera de coches… ¡si el coche se ve muy emborronado!… y la del interior de la iglesia… tan bien que se veía en la pantalla de la cámara y resulta que también esta borrosa y ¡oscura! ¡Si disparó el flash y todo!… ¡Mi gozo en un pozo!… ¡Si en la pantalla de la cámara se veía perfecta!… Pero bueno, tal vez con el “patachof” (ese programa fabuloso) pueda recuperarlas.”
 Después de un buen rato intentando hacer cosas con ese programa que hace milagros nos damos cuenta de que no… que el programa no hace milagros y que algo falla ya en la imagen… Y llegamos a dos conclusiones posibles.
A saber:
1. Esta cámara es una patata… ¡con lo que me ha costado!
2. Algo estoy haciendo mal… me faltan unos conocimientos mínimos para sacarle el partido a la cámara.

Pues bien, podría asegurar, sin miedo a equivocarme que en un 90 por ciento de los casos se trata de lo segundo. A una cámara, cualquier cámara, por sencilla que sea se le puede sacar muuuucho partido… ¡Pero si antiguamente se tomaban fotos con una caja de zapatos con un agujero!

Si, literalmente, una simple caja de zapatos con un agujero frontal y la película sujeta en la parte contraria.

 Bueno, aquí no vamos a aprender a hacer fotos con una caja de zapatos (aunque igual en alguno de los informes lo cuento ☺ ).
Lo que si que voy a hacer es daros una serie de consejos que seguro que os ayudaran a mejorar los resultados con vuestra cámara y en automático casi siempre, para que no os tengáis que calentar la cabeza.
 Así que eso, vamos allá y espero que le saquéis partido a esta serie de artículos que quiero ofreceros y con el que seguiré mañana.
¡Y si os gustan no olvidéis compartirlos, pinchando en los iconos de abajo, en vuestras redes sociales!
¡Gracias!
Lola Hidalgo

¿Que os parecería un mini-cursillo de fotografía?

Bueno, mas que mini sera casi micro, pero espero que os sirva de algo.

Muchas veces nos encontramos con que hacemos unas fotos que nos parecen geniales en el momento de hacerla y al verlas en casa, en la tele o el ordenador, nos llevamos un chasco autentico. Están borrosas, movidas, oscuras o mil cosas mas. 

Abajo a la izquierda podéis ver una imagen que, viéndola en la pantalla de nuestra cámara digital podría pasar por buena, pero si pinchamos encima y la vemos ampliada podemos ver como está realmente.

¡Está muy borrosa!
La mayoría de las veces con un poquito de cuidado (mínimo), podemos conseguir asegurarnos una buena imagen, tanto usando cámara fotográfica o desde el móvil que es lo que cada vez usamos  más en nuestro día a día.

En mi próximo post, que va enseguida de este os explicaré algunos “truquillos”. Y en los próximos días iré enseñando algunas cosillas más a fondo.

¡Espero que os guste!

Y si os gusta compartidlo en vuestras redes sociales, ayudareis a vuestros amigos a hacer mejores fotos.
Lola Hidalgo